Tras destitución de Vizcarra, asumió como presidente de Perú, Manuel Merino, un conservador desconocido que llegó al Congreso con apenas 5271 votos

Manuel Arturo Merino de Lama.

CRONICÓN.NET /

Cayó otro presidente del ultraconservador y golpista Grupo de Lima, creado a instancias de Washington. Ahora le correspondió el turno al cuestionado Martín Vizcarra, a quien el Congreso del Perú destituyó por actos de corrupción en la noche del pasado lunes 9 de noviembre. Su reemplazo es un completo desconocido: el ingeniero civil de 59 años y ganadero conservador Manuel Arturo Merino de Lama.

El nuevo presidente de Perú tiene la particularidad de que llegó al Congreso con apenas 5271 votos en representación del partido Acción Popular por el departamento noroccidental de Tumbes, y hoy tiene la banda presidencial.

Ingeniero agrónomo y ganadero de 59 años, Merino se hizo con un escaño en los comicios legislativos extraordinarios de enero, convocados por Vizcarra tras disolver constitucionalmente el Congreso el 30 de septiembre de 2019.

Su elección como jefe del parlamento fue impulsada por la bancada de Acción Popular (AP), el partido de derecha al que pertenece y que es la primera minoría en la Cámara. Su impopularidad ronda el 70%, según las más recientes encuestas.

La victoria de AP lo proyectó a la presidencia del legislativo. Durante su primer intento por destituir a Vizcarra, les pidió apoyo a los militares para asumir el poder, pero posteriormente consideró que fue un error. “Tal vez hacer una llamada en las circunstancias de ese día puede haber sido inoportuna, por eso yo le expreso mis sinceras disculpas a las Fuerzas Armadas”, dijo luego de que dos altos jefes militares informaran al Ministerio de Defensa que Merino los había llamado para procurar el aval de ambos al proceso de vacancia que estaba por debatir el Congreso.

En el currículum de Merino, además de su pasado empresarial, se destaca la banca ocupada en el Congreso durante dos períodos: 2001-2006 y 2011-2016. Ambos cargos fueron en representación del departamento de Tumbes, su tierra natal.

Tras la destitución de Vizcarra, acusado de “incapacidad moral”, Merino de Lama anunció al asumir el poder ejecutivo este 10 de noviembre que el suyo es un “gobierno de transición” que irá hasta julio de 2021 yse comprometió a garantizar el calendario electoral programado para el año próximo.

Durante el acto de investidura, el nuevo mandatario del Perú sacó a relucir sus creencias religiosas. Aunque afirmó que respeta la libertad de cultos, destacó la importancia que juega en la vida institucional de su país la iglesia Católica.

Hasta el pasado 9 de noviembre, Merino de Lama se desempeñó como presidente del Congreso de la República, donde las bancadas de Acción Popular, Alianza para el Progreso, Fuerza Popular, Frente Amplio, Frepap, Podemos Perú, Unión por el Perú y Somos Perú le quitaron el cargo a Vizcarra por 105 votos a favor, 19 en contra y 4 abstenciones.

La razón por la cual el representante del órgano legislativo asumió al frente del Poder Ejecutivo se debe a que el gobierno derrocado no contaba con un vicepresidente, debido a la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski a ese cargo en 2019.

Durante su intervención al asumir como nuevo mandatario del Perú, Merino afirmó que “es un momento muy difícil para el país. Nos mira la población con expectativas y mucha preocupación” ante la “innegable crisis” que atraviesa el Perú.

“Aquí no hay nada para celebrar” más que “asumir (el gobierno) con entereza moral y valor democrático”, agregó,

También convocó a “hacer el esfuerzo para que Perú deje de ser el país con el peor manejo del Covid-19” y aseguró que su tarea será “corregir los errores” del sistema sanitario. Habló de un proceso de “reactivación económica y empleo”, pero no dio precisiones al respecto.

Con mínima experiencia política, Merino es un personaje polémico que genera mucha incertidumbre en los diversos sectores de la ciudadanía peruana. Se convierte en el tercer presidente de Perú desde 2016, reflejo de la fragilidad institucional que ha caracterizado al antiguo virreinato español desde su independencia en 1821.