UNES Colombia rechaza y expresa su inconformidad ante reforma laboral y pensional camuflada adoptada por Gobierno de Duque

De manera enfática, la Unión Nacional de Servidores Públicos de los Distritos y Municipios de Colombia (UNES Colombia), expresa su rechazo e inconformidad ante la falta de transparencia del Gobierno del presidente Iván Duque Márquez, que día a día pierde legitimidad ante la opinión nacional, por la manera autocrática y antidemocrática de conducir los destinos del país, como por ejemplo, tramitar veladamente una reforma laboral y pensional, aprovechándose de la crisis de la pandemia del Covid-19, la cual flexibiliza aún más las relaciones laborales, afectando las garantías y derechos de la clase trabajadora.

En efecto, el Decreto 1174 del 27 de agosto contempla medidas regresivas y cicateras en materia laboral en virtud de las cuales se elimina la jornada de trabajo de 8 horas, se autorizan actividades por horas y días, se acaba con el salario mínimo legal, se suprimen los aportes a seguridad social negando la protección de salud a cambio de un micro-seguro. Como si lo anterior no fuera poco, también esta malhadada reforma elimina la garantía de un sistema de pensión, reduciéndola de manera inaudita por debajo del salario mínimo.

El patrono, con esta reforma, no está obligado a afiliar al trabajador a salud, riesgos laborales y caja de compensación familiar, tampoco habrá sustitución pensional. Se trata, en definitiva, de la destrucción del trabajo formal y la entronización de la ilegalidad bajo protección de la ley.

Con esta inicua reforma, el Gobierno de Duque desmejora ostensiblemente las condiciones de los trabajadores de tiempo completo. En breve, se podrá observar que la mayor parte de las empresas del país liquidarán a sus operarios para contratarlos por horas.

Este paquetazo de inspiración neoliberal que sigue al pie de la letra los lineamientos de la OCDE, el Banco Mundial y el FMI se da en medio de la situación de crisis económica que deben enfrentar millones de hogares colombianos golpeados por los efectos negativos de la pandemia, a los cuales se les niega la posibilidad de acceder a auxilios o alternativas para sobreaguar las actuales circunstancias.

Mientras de manera descarada, la administración Duque entrega dineros de la Nación por valor de 370 millones de dólares a una compañía foránea como Avianca, con sede en un paraíso fiscal, que no tributa en Colombia y cuyos principales directivos están presos en Brasil por corrupción, niega al mismo tiempo el subsidio a la nómina a las micro, pequeñas y medianas empresas que son las mayores generadoras de empleo en el país, así como no ha resuelto la financiación de la matrícula cero para las universidades públicas.

Es inaudito que este gobierno salga al rescate de empresas multinacionales y determine acciones en favor del gran capital especulativo transnacional, en tanto que a la población en su gran mayoría carente de recursos económicos se le haya negado un ingreso mínimo vital que beneficiaría a alrededor de 9 millones de hogares, así como se les dé la espalda a los medianos y pequeños agricultores que claman por acceso al crédito en condiciones favorables para enfrentar los rigores de la crisis sanitaria.

Frente a la inequidad y el cinismo de este Gobierno, UNES Colombia exhorta a los sectores sociales, políticos y comunitarios de este país comprometidos con la construcción de democracia y la vigencia del Estado Social de Derecho a asumir una actitud firme de rechazo y a adoptar las medidas que sean pertinentes dentro de la legalidad para detener el abuso, el atropello y el autoritarismo que caracterizan el talante retardatario de un mandatario como Duque que llegó a la Casa de Nariño por mecanismos espurios, como ha quedado demostrado y que por tanto, carece de toda legitimidad.