“La discusión sobre la Renta Básica Universal llegó a Colombia para quedarse”

Intervención de la congresista Ángela María Robledo durante la mesa redonda virtual: ¿Por qué la Renta Básica Universal debe ser considerada un Derecho Humano?

Esta frase, pronunciada por la congresista Ángela María Robledo, sintetiza el encuentro de reflexión sobre la Renta Básica Universal (RBU) que se realizó virtualmente este sábado 15 de agosto con la participación del investigador social catalán, doctor en Economía, catedrático de la Universidad de Barcelona, y especialista sobre este tema, Daniel Raventós.

Promovida por la Unión Nacional de Servidores Públicos de los Distritos y Municipios de Colombia (UNES Colombia) y la Red Colombiana por la Renta Básica Universal, esta mesa redonda en la que se interactuó ampliamente con Raventós, precisó por un lado, el alcance de la definición de esta asignación monetaria incondicional, y de otra parte, se convino entre los participantes en seguir avanzando en la acción pedagógica del tema para generar conciencia en el país sobre la necesidad de implementar esta política pública, proyectando la realización de un encuentro nacional de amplia participación antes de culminar el presente año.

En desarrollo de las diversas inquietudes que se le formularon al profesor Raventós, presidente de la internacional Red Renta Básica, sobre el verdadero alcance de lo que puede considerarse un derecho humano, quedó claro que tal asignación universal no tiene absolutamente nada que ver con los subsidios condicionados que con criterio miserabilista reparten los gobiernos, sobre todo de matriz neoliberal, y que en el caso colombiano el espurio gobierno de Iván Duque ha denominado “Ingreso Solidario”.

El especialista catalán explicó que los subsidios condicionados se prestan para que los gobiernos se aprovechen de la pobreza desde un punto de vista clientelar, además tienen una connotación de estigmatización social y los costos administrativos para su distribución y reparto son muy altos.

En contraste, dijo, la RBU tiene la característica de la incondicionalidad, la perciben todos los ciudadanos de un país sin distinción en la lógica de que es un derecho humano, habida cuenta que si al individuo no se le garantiza su subsistencia no se puede hablar de libertad.

Raventós trajo a cuento la experiencia en el Reino de España de la implementación hace apenas tres meses de lo que el gobierno de coalición entre el PSOE y Unidos Podemos ha denominado el Ingreso Mínimo Vital que busca llegar a los sectores más vulnerables de la población, para señalar que en tan poco tiempo ya constituye un fracaso desde el punto de vista burocrático.

Fue categórico en precisar que la RBU tiene que ser financiada a partir de una reforma fiscal, en virtud de la cual los que más tienen paguen mayores impuestos. Por lo general, dijo, en un país alrededor del 20% de los que más ingresos económicos perciben deben contribuir a que el resto de la población pueda acceder a esta asignación monetaria, que es una forma democrática de redistribuir la riqueza.

Observó que en América Latina en comparación con Europa o Estados Unidos, por ejemplo, los potentados económicos pagan tasas impositivas muy bajas.

En ese contexto, el investigador y filósofo Marcelo Caruso intervino para señalar que en las actuales circunstancias de emergencia sanitaria que afronta la humanidad, la financiación de la RBU tendría que pasar por el no pago de los países de la deuda externa

En este debate, agregó Raventós, hay que distinguir la visión que tienen, respectivamente, la izquierda y la derecha sobre el ingreso vital.

En efecto, en criterio de la izquierda, la RBU constituye un elemento esencial de la preservación del estado de bienestar. En cambio, para la derecha, esta renta debe estar enfocada a sustituir el estado de bienestar.

Abriendo camino  

En Colombia, el hecho de que la bancada alternativa en el Congreso de la República haya presentado tanto en la actual como en la pasada legislatura proyectos de ley contemplando viabilizar una renta básica condicionada, ha abierto la discusión y el debate sobre la imperiosa necesidad de implementarla en un país con los niveles obscenos de inequidad y desigualdad social como éste, dijo la representante a la Cámara, Ángela María Robledo.

Explicó la parlamentaria que la propuesta que se tramita en el Congreso con la oposición del gobierno de Duque consiste en una renta contingente y de transición, equivalente a un salario mínimo por espacio de seis meses.

Hizo énfasis en que el pueblo colombiano requiere en estos momentos un auxilio de esta naturaleza, más aún en estos tiempos de pandemia, por cuanto la estructura del estado social del país es demasiado precaria, hasta el punto que es incapaz de garantizar derechos fundamentales como la salud y la educación.

En igual sentido se pronunció el senador del Polo Democrático, Wilson Arias Castillo, quien al analizar el impacto negativo de la pandemia del Covid-19 en la economía colombiana, se lamentó que el gobierno de Duque haya proyectado un presupuesto de austeridad para el año entrante y desde una visión neoliberal esté obstruyendo la aprobación de una renta básica condicionada que mitigaría las ingentes necesidades de la población.

El desarrollo del conversatorio con Daniel Raventós en el siguiente video: