¡Indignante! Duque y Bolsonaro ordenan a sus Generales a humillarse frente a Trump: “Trabajan para mí”, expresa el Jefe del Comando Sur

Jair Bolsonaro e Iván Duque.

CRONICÓN.NET /

Insólito y a la vez indignante el nivel de obsecuencia en que han caído los mandatarios tanto de Brasil como de Colombia, los ultraconservadores Jair Bolsonaro e Iván Duque, respectivamente, quienes sin ningún reato obligan a sus altos oficiales militares a hacerles venia tanto al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, como al jefe del Comando Sur, Craig Faller.

La pretensión de EE.UU. por imponer la Doctrina Monroe y convertir a América Latina en su patio trasero, no tiene límites. Y más indignante aún es que cuenta con el absoluto servilismo de los gobiernos de Colombia y Brasil, pues la humillante entrega de sus respectivas soberanías al imperio del norte, tampoco tiene límites.

Iván Duque y Jair Bolsonaro personifican con su envilecida actuación, la mayor vergüenza en la historia de este continente. La venta de soldados del ejército de países “soberanos” al Comando Sur de EE.UU. para jugar a la intervención contra Venezuela disfrazada de operación contra el narcotráfico, da muestras del abandono que padecen Colombia y Brasil, al colocar al servicio del imperialismo a sus respectivas fuerzas armadas que deberían, entre otras cosas, defender su propia soberanía.

En las redes sociales se ha viralizado un video que da cuenta del absoluto irrespeto a la independencia de ambas naciones suramericanas. Donald Trump y Craig Faller se dirigen a Generales tanto del Ejército colombiano como del brasileño como si se tratara, literalmente, de sus esclavos en la época de la colonia.

“Trabajan para mí”, expresa el almirante de la Armada de los Estados Unidos y jefe del Comando Sur, Craig S. Faller, al ser presentados ante Trump como obsecuentes servidores de Washington.

La humillantes escena, muestra que el deslegitimado presidente de Colombia, Iván Duque, quien llegó a la Casa de Nariño comprando votos con ayuda del narcotráfico, y el cuestionado mandatario brasileño de factura fascista Jair Bolsonaro, personifican la mayor vergüenza en la historia de este continente. La “venta” de soldados del ejército de países “soberanos” al Comando Sur de EE.UU. para jugar a la intervención contra Venezuela disfrazada de operación contra el narcotráfico, da muestras de la postración en la que han caído estos países con este tipo de gobernantes, al colocar al servicio del imperialismo a sus fuerzas armadas que deberían, entre otras cosas, defender su propia soberanía.

Como se puede observar en el video, Trump y el Jefe del Comando Sur ven al general colombiano y al alto oficial brasileño como empleados que le deben obediencia, en un acto de colonialismo humillante.

Entre tanto, ambos Generales suramericanos se paran firmes mientras son saludados desde su asiento por el mandatario norteamericano que les da tratamiento de subalternos. Sumisos a las órdenes de Trump, reconocen trabajar bajo la tutela de la Casa Blanca.

El almirante Faller le explica además a Trump que Bolsonaro y Duque pagan por ellos. Luego Trump les indica que digan “Hola”.

El video no puede ser más escandaloso y vergonzoso pues los presidentes de Brasil y Colombia quedan en evidencia que están pagando porque sus militares trabajen para Estados Unidos.

El primer militar que es presentado es el brigadier general colombiano Juan Carlos Correa. Faller le solicita que se ponga de pie y luego dice: “El presidente Duque nos ha enviado lo mejor y ha pagado por ello. Entonces viene aquí totalmente pagado por Colombia, y trabaja para mí. Y es un reconocimiento de que Colombia estuvo con nosotros en el mundo, en la guerra de Corea, y que hoy están con nosotros”.

Luego el Jefe del Comando Sur continúa con la presentación del militar brasileño: “Y nuestro presidente brasileño Bolsonaro, nos envió una incorporación muy nueva a nuestra sede: el mayor general David, uno de los más fuertes de las Fuerzas Armadas brasileñas, está en nuestra organización J5. Nuevamente, Brasil pagó por él para que él venga aquí y trabaje para que yo haga una diferencia en la seguridad. Sabes, Brasil ha estado con nosotros desde la Segunda Guerra Mundial, y nuestra relación se está fortaleciendo aún más”.

Para Faller no era suficiente con explicarle a Trump que estos militares estaban completamente comprometidos con Estados Unidos, y que trabajan bajo las órdenes del Departamento de Defensa pagados por sus propios países, sino que se esfuerza en contarle al inquilino de la Casa Blanca como Brasil y Colombia han sido aliados históricos de Washington.

El desarrollo de esta indignante presentación plasmada en el video, es la muestra más extrema de una realidad cotidiana que no es más que la entrega total de la soberanía y la actitud cipaya de los mandatarios latinoamericanos frente al poder hegemónico estadounidense.

Las fuerzas armadas de los países de América Latina están totalmente subordinadas a los esquemas militares del Comando Sur de Estados Unidos y sus gobiernos completamente alineados con la Casa Blanca.

La indignante escena

Craig Faller (Comando Sur): Señor Presidente pienso en esto de esta manera…usted sabe que en el campo para competir cuando vas al golf o al béisbol, quieres a los mejores jugadores contigo, y ciertamente tenemos a esos ganadores hoy con nosotros.

Sólo uno de los que le quiero presentar señor Presidente es el Brigadier-General Juan Carlos Correa…-Póngase de pie General-. El presidente Duque nos envió a su mejor y pagó por eso…entonces vino aquí totalmente pagado por Colombia y TRABAJA PARA MÍ.

Es un reconocimiento de que Colombia estuvo con nosotros en el mundo, en la guerra de Corea y están con nosotros hoy…Y haciendo la diferencia.

Donald Trump: Diga Hola.

General Juan Carlos Correa: Gracias señor Presidente.

Craig S. Faller (Comando Sur): Y nuestro presidente brasileño, Bolsonaro, nos envió una incorporación muy nueva a nuestros cuarteles. Mayor General David, uno de los más fuertes de las Fuerzas Armadas de Brasil, está en la Organización J5. Otra vez, Brasil paga por él para que vengan aquí y TRABAJA PARA MÍ. Y hace una diferencia en la seguridad, Brasil ha estado con nosotros desde la II guerra mundial y nuestra relación se está fortaleciendo aún más, señor Presidente.

Donald Trump: Diga Hola.