Las soterradas intenciones de privatizar al SENA

SEMANARIO VOZ /

El Sindicato del Servicio Nacional de Aprendizaje (Sindesena) denuncia que continúan los planes para privatizar la principal institución de formación para el trabajo en el país.

“De los 860 mil aprendices que se matricularon a principio de año para recibir formación presencial, hemos logrado que continúen con la formación en casa, través de la plataforma LMS, 328 mil”, dijo Carlos Estrada, director del Servicio Nacional de Aprendizaje, (SENA), en el Senado de la República.

Las cifras podrían comprobar lo que muchos trabajadores de esta entidad y el principal sindicato, Sindesena, han dicho desde hace meses, que la entidad no está preparada para la formación virtual. Además, que se puede estar perdiendo la esencia de la institución: la formación integral profesional.

Para Juan Pablo Montero, responsable de asuntos políticos de Sindesena: “No es tan cierto el éxito en la virtualización del SENA como lo plantea el director, las cifras lo contradicen”. El dirigente sindical asegura que quieren presionar un tipo de formación virtual que desconoce todo lo relacionado con el desarrollo teórico-práctico de la formación profesional integral: “Hay que tener en cuenta que el SENA tiene unos pilares en el hacer y en el ser relacionados con la formación para el trabajo”.

Para el sindicato, el tema de la revolución digital, de las 4G es una gran mentira, porque se evidencian muchos problemas de conectividad de parte de los aprendices. “Quieren llevarnos a la transformación digital cuando no estamos preparados para eso y de entrada se viola la Ley 119, que habla de la formación profesional integral porque aquí se forma es para el hacer. Ahora todo lo quieren hacer por cursos virtuales, pero imaginemos aprendiendo a ordeñar una vaca o arreglar un motor de manera virtual”, cuestiona el dirigente sindical.

La denuncia va en el sentido de que se aprovecha la pandemia para transformar la institución, para que después de esta, siga funcionando de esa manera: “Hay un proceso de privatización porque dentro de la reestructuración se plantea que debemos estar preparados para la virtualidad, pero también en función de las grandes multinacionales de la educación virtual”.

Sobre el asunto, la presidenta del sindicato, Aleyda Murillo, envió una carta al director de la institución, Carlos Mario Estrada, en la que señala: “Nos parece absolutamente repudiable que se aproveche de la ocurrencia de la actual emergencia sanitaria, de la pandemia y de las devastadoras consecuencias sociales y económicas de la misma, para intentar dar semejante golpe a la población destinataria de la formación y en favor de multinacionales de la tecnología. Usted privatiza el SENA cuando hace negocios (alianzas público privadas) con multinacionales para que sean estas las que oferten sus particulares paquetes formativos a los trabajadores colombianos y la entidad solo se limite a pagar por ellos, esa ha sido la vieja aspiración del recetario del Banco Mundial y la OCDE, convertir al SENA en entidad chequera, para que abandone la ejecución directa de los programas formativos en sus centros de formación”.

Aunque no ha habido respuesta a esta y varias misivas, para los próximos días hay agendada una reunión con el sindicato y la dirección, en la que propone discutir el sentido de la formación profesional integral. No obstante, cuando se plantean estos temas a la dirección, esta hace caso omiso y continúa en su proceso de renovación digital.

“El peligro de que se privatice sigue latente, ya le van a quitar el 10% del presupuesto para el próximo año, previendo que este año no están pagando parafiscales. Además, hay que recordar que hay una deuda acumulada de más de tres billones de pesos del Estado con el SENA. Entonces, si a eso se suma que quieren quitar la formación profesional integral, desaparece el SENA, ya que fue creado para los trabajadores”, concluye Juan Pablo Montero.