Vargas Lleras plantea volver a la Edad Media en materia laboral: UNES Colombia

Demostrando una vez más su talante retardatario y de defensor del statu quo del venal establecimiento colombiano, el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, en su reciente columna periodística en el diario El Tiempo, de propiedad del banquero Luis Carlos Sarmiento, en un lance cínico de pragmatismo neoliberal tiene la osadía de proponer como una alternativa de solución a la crisis laboral generada por la pandemia del Covid-19, la reducción de salarios, la eliminación de las primas legales de junio y diciembre y hasta suspender el pago de cesantías y sus intereses. Prácticamente, el líder político del ultraderechista partido Cambio Radical plantea volver a la Edad Media en cuanto al tratamiento de un tema tan sensible y crucial como es el del trabajo y las fuerzas de producción.

Vargas Lleras no se limita a lanzar tan “imaginativa” idea sino que adicionalmente sugiere llevar al Congreso de la República una reforma laboral para que se apruebe el salario mínimo por horas, flexibilizar los horarios de trabajo y reducir los costos de despido para las nuevas contrataciones.

De manera inmediata, aconseja al gobierno adoptar medidas temporales mientras pasa la crisis, que permitan rebajar los salarios de los trabajadores, revisar los contratos y las convenciones colectivas.

Con esta “ingeniosa” propuesta del exvicepresidente, caracterizado por ser un genuino representante de la elitista clase gobernante colombiana, se estaría precipitando a un desastroso genocidio social, aupando los despidos masivos, pauperizando aún más el trabajo, incrementando sustancialmente el desempleo, la informalidad, y el desconocimiento de los derechos colectivos.

De ahí que la Unión Nacional de Servidores Públicos de los Distritos y Municipios de Colombia (UNES Colombia) no solo rechaza de manera categórica la desfachatada propuesta de Vargas Lleras, sino que reitera una vez más que la emergencia sanitaria no se puede aprovechar por el gran capital transnacional y sus abyectos servidores en el país para afectar a los trabajadores en su salario, prestaciones sociales y derechos adquiridos.

Desafortunadamente en Colombia en la actual crítica coyuntura están amenazadas las cesantías, los fondos de pensiones, las primas y los mismos salarios por cuenta, no de la pandemia, sino, de una política pública que privilegia las conveniencias del gran empresariado y el capital especulativo sobre el interés de los trabajadores. Es que para un gobierno conservador al servicio de los poderes fácticos como el de Duque, el interés de la economía está sobre el derecho a la vida.

El artículo periodístico de Vargas Lleras, un cuestionado político tradicional sin mayor mérito que el de haber sabido aprovechar al máximo el corrupto andamiaje del aparato político colombiano, es apenas una muestra de lo que se puede producir si los trabajadores no asumimos con vigor una imaginativa y ardorosa lucha de movilización general a partir de una propuesta de defensa de nuestras conquistas sociales, por el derecho a la vida y al trabajo digno.

No es posible seguir pauperizando el trabajo en Colombia, país en el que más del 42 % de la población económica activa no alcanza siquiera a devengar el salario mínimo mensual. Si el Gobierno nacional y sus corifeos como Vargas Lleras están proyectando este tipo de iniciativas para volver a formas sociales premodernas que se aproximan a la esclavitud, van a terminar gestando un estallido social de incalculables proporciones.

Por tal razón, desde UNES Colombia consideramos que ante semejante panorama es preferible para los trabajadores morir a causa de la pandemia que por la indignidad, el despojo y el hambre a que nos condena el régimen político oprobioso de este país.